Centro especializado en retrasos en el desarrollo

Si notas que tu peque se está quedando atrás en la adquisición de algunos hitos del desarrollo, podemos ayudarte.

Retraso de desarrollo

Especialistas en todo lo relacionado al desarrollo infantil y la atención temprana, en Lapis de cor ponemos a tu disposición todos nuestros conocimientos y nuestra experiencia para ayudar a tu peque a superar estas dificultades y alcanzar así los hitos normales del desarrollo que todavía no haya conseguido.

Cada niño/a es un mundo y cada uno tiene su forma de crecer y evolucionar. No se desarrollan bajo una agenda ni bajo un horario. Por ejemplo, algunos bebés dan sus primeros pasos a los 9 meses, mientras que otros no empiezan a caminar hasta los 15, y ambos grupos se encuentran dentro del rango de desarrollo típico. Pero si notas que tu peque se va quedando sustancialmente atrás en la adquisición de habilidades que son comunes en otros niños de su edad (comunicación, motricidad, sociabilidad, etc.), eso puede ser un signo de retraso en el desarrollo.

¿Con qué niños/as trabajamos?

Comprender el perfil de niño que puede requerir este tipo de intervención es fundamental para poder ayudarle a hacer frente a sus dificultades tan pronto como sea posible.

Atención temprana (0-6 años)

el retraso en el desarrollo se puede hacer presente desde muy pronto en la vida de un niño, por lo que un diagnóstico e intervención veloz puede marcar la diferencia entre un posterior desarrollo natural o uno marcado por dichos retrasos. Conscientes de eso nos centramos en el trabajo en su primera infancia, para ayudarles a adquirir paulatinamente cada una de las habilidades en las que encuentren alguna dificultad.

Nos centramos en la familia

La familia es uno de los aspectos más importantes, si no el que más, en el desarrollo normal de un niño, por lo que su importancia es vital en todas y cada una de nuestras intervenciones, y es por eso que desarrollamos cada una de nuestras intervenciones con un enfoque centrado en la familia. Este enfoque se centra en dos aspectos fundamentales: la relación entre los profesionales y los familiares del niño, por un lado, y la participación activa de la familia en el proceso de desarrollo del niño, por el otro. El primero hace referencia a la forma en que como profesionales desarrollamos la interacción con la familia a nivel interpersonal; aquí la empatía, la sinceridad y una visión positiva son fundamentales para que el niño alcance los objetivos.

Por el otro lado, las denominadas “prácticas participativas” animan a los cuidadores a desarrollar nuevos conocimientos y capacidades que les permitan tomar decisiones sobre el desarrollo del niño estando plenamente informados de la situación.

Así, trabajando codo a codo con la familia y el centro educativo del niño, desarrollaremos una estrategia psicopedagógica y educativa que tendrá como objetivo hacer que el mismo alcance las fases normales del desarrollo de una forma natural y controlada, a la vez que se le brinda a la familia las herramientas prácticas y emocionales para hacer frente a las dificultades que pueda sufrir su hijo producto de su retraso en el desarrollo (tanto en la motricidad como en la comunicación, las relaciones sociales o el área perceptivo-cognitiva)

Las fases del tratamiento de niños con retrasos en el desarrollo

Para conseguir los mejores resultados queremos explicarte cómo llevamos a cabo las distintas etapas de nuestro trabajo

Valoración

A través de entrevistas con la familia y los centros educativos, de la observación clínica y de la aplicación de escalas estandarizadas, desarrollamos un informe global del niño y sus características con el que estableceremos una hipótesis de qué es lo que le está pasando. Esto nos permitirá definir los objetivos que perseguiremos y nos ayudará a establecer una expectativa real de la situación. Con todo eso elaboramos un Plan de Atención Individualizada que nos servirá como hoja de ruta para desarrollar el tratamiento y para definir los profesionales a los que derivaremos cada caso, si fuese necesario.

Intervención

Persiguiendo los objetivos definidos en el Plan de Atención Individualizada, involucramos a los familiares en las sesiones a fin de que aporten aspectos relevantes del niño a los que no podríamos acceder de otra forma. Del mismo modo introducimos cambios en la rutina familiar que fomenten la estimulación y la adquisición de nuevas habilidades por parte del niño, a la vez que nos apoyamos en otros especialistas (logopedas, terapeutas ocupacionales…) para multiplicar los beneficios de las sesiones, y lograr así que el avance del niño se vaya dando en todas y cada una de las áreas en las que presente un retraso.

Seguimiento

Este plan se evaluará y modificará según las necesidades y la evolución del niño, ya que el desarrollo de cada uno es dinámico, activo y totalmente diferente, por lo que no siempre es posible predecir cómo será de aquí a un tiempo en el futuro. 
Para ello se llevará a cabo de forma periódica un seguimiento del niño con los padres y los centros educativos (guardería, escuela infantil, centros de extraescolares, etc.) valorando los cambios que se han producido en el desarrollo del niño y en su entorno, a fin de ser capaces de definir si los objetivos se están alcanzando o si por el contrario es necesario redefinir ciertas partes del Plan de Atención Individualizada.  

Alta

El objetivo final que perseguimos con este tipo de intervenciones es que el niño logre adquirir las capacidades y habilidades con las que había tenido problemas, a fin de que alcance un nivel de desarrollo normal para su edad. Una vez que observamos que el niño alcanza los hitos del desarrollo que aún no había logrado, damos por finalizada la intervención, con la posibilidad de hacer un seguimiento más esporádico para confirmar que su evolución sigue siendo positiva incluso sin contar con nuestra ayuda.

Nuestro equipo

Somos especialistas en todo lo relacionado al desarrollo infantil. Formadas en psicología, pedagogía, psicopedagogía y atención temprana, nos hemos ido especializando más y más a través de másteres y cursos para poder ofrecerle a los niños y las familias que vienen a nuestro centro la atención especializada, profesional y responsable que merecen. Solo así podemos estar seguras de brindarte la seguridad y la tranquilidad que buscas cuando se trata de tu peque.

Ana María - Psicopedagoga
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en