Expertos en los trastornos del espectro autista

Realizamos detección, diagnósticos e intervenciones de niños y niñas con trastornos del espectro de todas las edades.

Trastornos del espectro autista

Los Trastornos del Espectro Autista (TEA) son un grupo de condiciones del desarrollo neurológico que se caracterizan por retrasos en el lenguaje, la comunicación y la socialización, sumados a ciertos comportamientos repetitivos y ritualistas.

En Lapis de Cor sabemos las necesidades que presenta un niño con estos trastornos, y es por eso que elaboramos una intervención global que estimule las diferentes áreas afectadas: comunicación, habilidades sociales, conducta, que incluyen terapias de comportamiento, de comunicación y de desarrollo de habilidades, con los que buscamos maximizar sus capacidades para crecer y aprender. Con paciencia, juegos y mucho cariño te ayudaremos a darle a tu peque la calidad de vida que deseas para el/ella.

¿Con qué niños/as trabajamos?

Entendemos las dificultades que tiene un niño o niña con algún Trastorno del Espectro Autista, y es por eso que en Lapis desarrollamos intervenciones para niños de todas las edades.

Atención temprana (0-6 años)

Se puede realizar un diagnóstico inicial a partir de los 18 meses, y en algunos casos incluso antes. Por eso, a pesar de que los mismos no suelen ser definitivos hasta más adelante (entre los 3 y los 6 años) es importante llevar a cabo una intervención temprana de estos niños con el fin de aprovechar la plasticidad cerebral característica de esta edad que favorece que aprendan de forma más rápida.  

Niñez (6-12 años)

La escolarización de los niños de estas edades hace que resulte fundamental el apoyo a través de una intervención especializada para ayudarles  a desarrollar las habilidades que, debido a su condición, no hayan sido capaces de adquirir. Desde Lapis de Cor trabajamos en conjunto con los padres y el centro educativo para ayudar al niño a alcanzar dichos objetivos.

Adolescencia (12-18 años)

Con la adolescencia llega una etapa en la vida de las personas en la que comienza un proceso de maduración emocional, social, físico y personal que en jóvenes con TEA es distinto y todavía más complejo. Con eso en mente desarrollamos estrategias con las que ayudamos a estos jóvenes a potenciar sus habilidades sociales y su inteligencia emocional a lo largo de toda esta etapa.

Nos centramos en la familia

En Lapis de cor sabemos que cuando se diagnostica a un niño/a con algún trastorno del espectro autista la familia sufre un duro revés que siempre cae como un balde de agua fría. Por eso realizamos nuestras intervenciones con un enfoque centrado en la familia; bajo este enfoque no solo desarrollaremos una estrecha relación con los padres y otros familiares del niño que resultará fundamental para que la intervención alcance sus objetivos, sino que también acompañaremos y prepararemos a los familiares a afrontar la realidad que se les presenta, aportándoles estrategias y habilidades para estimular a su hijo/a en su rutina diaria, permitiéndoles así alcanzar la mejor calidad de vida posible con la condición de TEA de su pequeño.

Las fases del tratamiento de TDA y TDAH

Para conseguir los mejores resultados queremos explicarte cómo llevamos a cabo las distintas etapas de nuestro trabajo

Valoración

La evaluación es la parte más importante del proceso, ya que no solo define el nivel de gravedad del trastorno que presenta el niño/a, sino que también es importante para la familia, que muchas veces realizan auténticas peregrinaciones para conseguir un diagnóstico fiable. Basándonos en todos nuestros años de experiencia realizaremos un profundo análisis del niño/a para definir con exactitud cuál es su situación así como el alcance de su trastorno. Con eso desarrollaremos un plan de atención individualizada con el que pasaremos a la siguiente etapa.

Intervención

De acuerdo con lo que se haya establecido en el plan de atención individualizada, el cual no solo se desprende de las características propias del niño y su trastorno sino también de otros aspectos como la familia y el entorno, pondremos en práctica diversas técnicas de intervención basadas en la metodología ABA, que consiste en establecer unos objetivos, planificar la metodología y el tipo de ayuda a emplear y cómo se van a retirar. Con el fin de estimular todas las áreas de desarrollo, es necesario tener en cuenta los sistemas alternativos y aumentativos de comunicación en aquellos niños que no tienen o tienen poco lenguaje. En este aspecto, vale la pena destacar que todas nosotras estamos formadas para poder implantar el sistema de comunicación por imágenes (PECS).  

Seguimiento

Junto a la etapa de intervención comienza la de seguimiento, que es la encargada de controlar la evolución del niño a fin de definir si se van alcanzando los objetivos definidos según lo esperado o si, por el contrario, fuese necesario redefinir alguna parte del plan.
Al desarrollar nuestra intervención bajo el enfoque centrado en la familia, en esta etapa hacemos también un seguimiento del grupo familiar, analizando sus características propias y sus objetivos, asesorándoles durante todo el proceso y rediseñando el plan de intervención en función de los mismos.

Alta

Los trastornos del espectro autista a día de hoy no tienen cura, por lo que el alta no se realiza cuando el trastorno desaparece, sino que se plantea cuando el niño necesita otro tipo de ayuda más específica. Esto se suele dar sobre todo cuando llega a la adolescencia, que es el momento en que necesita a otros profesionales cualificados para prepararlos para la vida adulta.

Nuestro equipo

Las profesionales que formamos Lápis de Cor creemos que una atención personalizada, paciente y cariñosa es fundamental para ayudar, durante toda la intervención, tanto al niño/a afectado como a su familia, y es por eso que a nuestros años de experiencia y nuestra especializada cualificación en las áreas de psicología y psicopedagogía le sumamos los valores humanos que resultan fundamentales para que cada nuevo tratamiento alcance los mejores objetivos. Porque solo con estos valores podremos ayudarte a ti y a tu hijo/a de la forma que lo necesitáis.  

Pero en este camino no estamos solas: conscientes de que los niños y niñas con TEA presentan dificultades en las áreas de lenguaje e integración sensorial, trabajamos de forma interdisciplinar con el centro Neurosens, el cual realiza intervenciones en logopedia y terapia ocupacional especializadas en integración sensorial.

Ana María - Psicopedagoga
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en